CÓMO CREAR UNA EMPRESA EN ARGENTINA, PASO A PASO

Emprender un negocio propio en nuestro país es ahora más fácil con la promulgación de la Ley de Emprendedores, una iniciativa que busca promover la creación y puesta en marcha de micro y pequeñas empresas en Argentina. Desde el pasado mes de setiembre se puso en marcha la alternativa de constitución de la nueva modalidad de Sociedades por Acciones Simplificadas – SAS, un mecanismo que facilita la creación de una empresa en tan solo 24 horas y cuyo trámite se realiza íntegramente vía internet.

¿Querés saber más detalles acerca de esta opción para arrancar tu negocio propio? a continuación, te contamos al detalle cómo iniciar el trámite que te permite crear una empresa en Argentina bajo esta modalidad, con los enlaces necesarios para empezarlo de una vez.

REQUISITOS PARA CREAR UNA EMPRESA EN ARGENTINA

Por el momento, la alternativa de constituir tu propia empresa en 24 horas está habilitada solo para sociedades que se van a ubicar en la Ciudad de Buenos Aires. En el caso de las provincias, la opción será activada dentro de muy poco.

Es necesario obtener el Código Único de Identificación Laboral – CUIL, que es la habilitación para iniciar cualquier actividad laboral, así como el Código Único de Identificación Tributaria – CUIT, aquella clave con la que la Agencia Federal de Ingresos Públicos – AFIP identifica a todos los trabajadores.

Además, es preciso tener clave fiscal N°2 o superior en AFIP, la cual permite realizar trámites diversos, como el pago de impuestos o la presentación de declaraciones juradas, a través de internet y desde cualquier PC o dispositivo móvil.

También, se deberá designar a un Administrador Titular de la sociedad, quien deberá contar con clave fiscal n°3 ante AFIP. En caso se quiera constituir una Sociedad Unipersonal, será necesario designar a un Administrador Suplente.

PASOS PARA CREAR UNA EMPRESA EN ARGENTINA

El trámite se inicia en la página web tramitesadistancia.gob.ar, a la cual se accede con la clave fiscal y la contraseña. Para poder ingresar es necesario adherir previamente el servicio de Trámites a Distancia – TAD desde la página de AFIP, la ruta es: Administrador de Relaciones de Clave Fiscal – Adherir servicio – Ministerio de Modernización – Trámites a Distancia; en el siguiente video lo explican muy bien.

Al ingresar a la página se deberá elegir la opción “Constitución de SAS” y definir los términos de la sociedad. Es necesario ingresar los datos de los socios y las funciones que van a cumplir en la organización, así como determinar la distribución accionaria de cada uno de ellos. Asimismo, se debe indicar el tipo de actividad, la fecha de cierre y el código postal.

En caso de elegir la opción de firma digital, cada socio va a recibir en su buzón de tareas del portal de Trámites a Distancia – TAD la correspondiente notificación para su firma. Si, por el contrario, se ha elegido como entidad certificante una Escribanía es necesario acudir a ella para continuar con el trámite. En caso haber elegido la Inspección General de Justicia, se deberá acudir a dicha oficina en el día indicado.

El pago por todo el trámite es del 25% de dos sueldos mínimos, que al mes actual equivale a $4,430. Con ese monto están cubiertos los gastos de inscripción y la publicación correspondiente en el boletín oficial. Si se eligió la certificación de las firmas ante un escribano, es preciso incluir el costo al total.

Finalmente, de no mediar inconvenientes y cumplidos todos los requisitos, el trámite es de aprobación inmediata, recibiendo en la bandeja del TAD el estatuto digital y el CUIT de la nueva sociedad. A partir de ahí se puede tramitar una cuenta bancaria, previo trámite de alta en impuestos nacionales desde la página de AFIP, y locales, desde la página de la AGIP; aquí un enlace para que sepas cómo realizarlo.

Eso es todo. Si ya contás con tu idea de negocio y has desarrollado el plan que te permite implementarlo, las Sociedades por Acciones Simplificadas puede ser la mejor alternativa para iniciar tu empresa en el más breve plazo y al menor costo. Haz realidad tu sueño del emprendimiento propio y aprovecha los beneficios que se presentan para formalizarlo.